El conflicto armado en Colombia es un fenómeno social que sin duda alguna ha dejado muchas secuelas en las diferentes regiones que conforman este país, sin embargo y a pesar de todo lo malo, la mayor parte de la gente que  vive en estas tierras ha sabido salir adelante con la pujanza, solidaridad, perseverancia y perrenque, que le caracteriza.

Si bien es cierto aunque por mucho tiempo se ha deteriorado la imagen de la bella Colombia, hoy en día la moneda da la vuelta, gracias a los hechos que de cierta forma terminan con la guerra que por más de 50 años le azoto. Hoy por hoy las cosas se han hecho más fáciles para la ciudadanía, las esperanzas de progreso y desarrollo crecen más y más.

En la actualidad el turismo se ha favorecido notablemente, dejando que muchos lugares del país salgan a flote, dejando ver lo mejor de sí. Para nadie es desconocido que Colombia es de las tierras más hermosas en términos paisajísticos, sin embargo muchos lugares de este hermoso paraíso han estado en el anonimato por cuestiones de apoderamiento de grupos armados.

Nariño en este aspecto, ha podido salir de ese fuerza negativa a la que estaba sometida y así ha logrado que muchas personas se atraigan por el sin número de lugares que le conforman y que hacen de este departamento un paraíso terrenal

Lugares como la Laguna Verde del Municipio de Tuquerres, la zona cafetera del norte de Nariño en especial el Municipio de la Unión y su actividad cafetera, las playas de Tumaco, el Volcán Azufral, Volcán Doña Juana, el santuario de Nuestra Señora de la Playa en el Municipio de San Pablo, El Santuario de Nuestra Señora de Las Lajas en el Municipio de Ipiales, el Cañon de Juanambu del Municipio de Buesaco y muchos lugares más, han podido mostrarse hacia nacionales y extranjeros, tomando gran popularidad gracias a lo que son, a lo que representan para el país, a su belleza natural, arquitectónica y cultural y ante todo la calidad de sus gentes que le habitan, sin dejar de lado la seguridad y la promoción incesante de las diferentes organizaciones a nivel departamental y nacional que al respecto han realizado y desarrollado diferentes políticas, planes, programas y proyectos enfocados a este tema.

De esta forma, el turismo se muestra como una salida a lo que en muchos años no dejó ver en realidad lo que es Nariño, en pro del progreso de esta región que ha perdido mucho por los desastres sociales y políticos que como se mencionó anteriormente más de 5 décadas lo han tenido en un abandono total.

Compartir

Dejar respuesta