Saltar al contenido
Tierra Colombiana

La leyenda del guando

El guando es una leyenda o mito popular de terror contada en los pueblos y caseríos de Todo Colombia especialmente en Nariño. Las narraciones describen al guando como un conjunto de espíritus que llevan un difunto al cementerio, en algunos  casos la imagen del guando tiene variaciones sin embargo, las historias llevan algo en común que se relata a continuación:leyenda del guando

Verdadera leyenda del guando.

Cuentan los abuelos que  en las noches oscuras y solitarias deambula sobre los caminos despoblados un espíritu particular el cual se asemeja a una ataúd cargada por 4 personas, sin embargo en este caso el difunto que es un esqueleto descansa sobre un guando, que es una camilla improvisada de maderos y tela, este  a su vez es cargado por cuatro espíritus quienes van llorando y recitando oraciones de difuntos al tiempo que levantan con su mano libre una vela encendida.

La historia del guando se dice que representa a un millonario que vivía en un pueblo de pequeño, un día en aquella localidad falleció el hijo de una familia humilde, sus padres quisieron darle una cristiana sepultura y para ello solicitaron la ayuda económica de aquel caballero, quien rotundamente se negó a dar un real para aquel acto.

Tiempo después aquel señor quedo en la ruina y adquirió una enfermedad mortal, sin hallar donde vivir el señor solicito la ayuda de la familia humilde, quienes lo acogieron sin ningún reproche, al poco tiempo el señor murió y una de sus suplicas había sido que el día de su muerte sea sepultado en la noche, cumpliendo su petición se llevo el cuerpo hasta el cementerio, sin embargo en el camino el difunto y sus acompañantes fueron sepultados por un inmenso derrumbé de lodo y rocas.

Desde entonces se dice que el guando como es llamado aparece en las noches recorriendo los caminos de los pueblos colombianos en busca de un cementerio para aquel señor. Quienes lo han visto dan fe de aquella terrorífica escena, cuatro hombres sin rostro vestidos de negro cargando en un guando un esqueleto, llorando y recitando oraciones de difuntos, acompañados de un viento huracanado que quiere derribar todo a su paso.

Otros testigos cuentan que delante de la procesión del guando aparece un pájaro negro el cual imita el sonido de un pollo, esta ave llamada cocopollo es la anunciante que el guando viene en camino. Así que si en las noches frías, oscuras y solitarias escuchas el sonido de un pollito ten cuidado porque puede ser la alerta que el guando está a punto de aparecer, y si no quieres que él te lleve y te sepulte en el cementerio deveras tirarte al suelo en forma de cruz para que así el espíritu pase sobre ti sin hacer daño.

Relato basado en la recopilación de leyendas urbanas de varias regiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *