La leyenda de la pata sola es un cuento mítico popular de los pueblos de Colombia, quienes generación tras generación hacen alusión a una historia de una mujer monstruo, característica por caminar en una sola pierna, de cabellera enmarañada, grandes ojos de tigresa, boca grande, colmillos enormes, quien suele aparecer en ocasiones sobre la selva, el monte o el bosque  tras parejas d enamorados que perturban la tranquilidad de su ambiente.

Una mujer de una belleza sinigual convertida en la horrífica pata sola, tras la traición y la deshonra de sus hijos y su esposo. Se dice que su belleza termina confundida en la tristeza de un alma en pena que divaga por las montañas y los montes, aterrorizando a quien a su paso se encuentra.

Una mujer quien estuvo casada con un campesino muy trabajador, labrador de la tierra, quien cae en la infidelidad con su patrón, jefe de su amado, quien daba sus tierras a  labor del hombre para que las siembre y venda la cosecha para el sustento de su familia, siendo un día del común sorprendida por su esposo quien tras la furia y el dolor de haberle sorprendido en la cama con su amante, toma un machete para asesinarles, dejando a su patrón sin cabeza y a la bella mujer sin una pierna.

Hecho que deja manchado al campesino de sangre quien tras la escena de horror causada en sus manos sale de dichas tierras con sus hijos para olvidar la tristeza de lo vivido, dejando los cuerpos abandonados en lo más profundo de la montaña, de donde se cree el alma de la mujer divaga en aspecto de un monstruo horrífico, atrapando a quienes a su paso se dejan ver,  chupando su sangre y estrangulando sus huesos, triturándolos con sus colmillos gigantescos.

Otras personas suelen relacionarle con la madre tierra, en una imagen de una mujer de aspecto horrible que cuida la naturaleza de todo aquel que le quiera hacer daño, atrapando a pillos quienes nunca piensan en el sufrimiento de los seres que habitan las montañas y la tranquilidad de su ambiente.