Saltar al contenido
Tierra Colombiana

Mute santandereano: cocinando como un chef

No hay nada más delicioso que un platillo con sabor a cultura. La humanidad se ha fascinado con la gastronomía desde el principio de los tiempos, lo cual ha provocado la aparición de distintos tipos de comida para todo los gustos. La diversidad de platos que encontramos en países de América Latina es tan grande que hacer una lista de cada uno de ellos tomaría mucho trabajo.

Mute santandereano
Mute santandereano

Pero un país destaca sobre el resto: Colombia, al norte del sur, tiene una cocina tan maravillosa que es imposible pasarla por alto. Sus platos están preparados con una sazón tan exquisita que resulta difícil ser replicados por cocineros de otras nacionalidades. Ni siquiera países fronterizos como Venezuela o Ecuador comparten alguno de los platos más emblemáticos de la cocina colombiana. Hoy te traemos la receta del mute santandereano, un plato exquisito cuyos ingredientes se pueden comprar a domicilio en Mercacentro desde cualquier parte del país andino.

Cultura, tradición, sabor y pasión

Es cierto que cuando hablamos de comida, la subjetividad es un tema que debe estar presente para tratar este tema cuidadosamente. Pero algo mágico sucede con el mute santandereano y es que la población del país cafetero está simplemente fascinada con este peculiar plato.

Lo que significa y lo que transmite es mucho mayor que una simple mezcla de sabores perfectos. El mute santandereano es la expresión máxima de la cultura de una región ancestral que ha pasado por miles de sucesos a lo largo de toda su historia. Santander es uno de los departamentos colombianos con más trayectoria y tradiciones culinarias.

Diagrama cultura region andina-min
Diagrama tradiciones de la región andina

Pero el mute santandereano es sin duda alguna una sopa que gusta hasta el paladar más exigente. Su lenta preparación con ingredientes frescos es sencillamente fenomenal, comparándose un poco a la cocina tradicional amazónica que también se puede experimentar en algunas partes de Colombia.

Es por eso que la riqueza de esta nación va más allá de recursos tangibles y económicos. Su riqueza está en sus platos, en su música, en sus atractivos turísticos, en su fauna diversa y en sus variados ecosistemas. Resulta increíble que tantas cosas puedan encontrarse en un sólo sitio.

3 pasos fundamentales para preparar el mute santandereano

Aprender a hacer un buen mute santandereano no es una tarea sencilla, pero sin duda tiene su recompensa. Se dice que esta mística receta sólo puede ser correctamente preparada por una cocinera o un cocinero de origen colombiano, pero si sigues los pasos al pie de la letra, de seguro podrás sorprender a tu familia o amigos con este platillo típico lleno de historia.

Paso 1 – Los ingredientes

Para muchos, Colombia es sinónimo de frescura. Los ingredientes deben ser de origen totalmente natural para asegurar un sabor intenso y lleno de emociones. Entre los vegetales y hortalizas necesarias encontramos la zanahoria, la mazorca, el cilantro, arveja verde, espinaca, ajo, papa criolla, papa pastusa, yuca cortada y frijol verde. Todos estos ingredientes tienen por sí solos un sabor inconfundible. Además de esto, será indispensable contar con suficiente carne de rez, carne de cerdo y patas de res para aportar un nivel adicional a la intensificación de la sazón.

Paso 2 – La preparación

Los vegetales previamente mencionados deben ser bien lavados y hervidos por 45 minutos con sal y pimienta al gusto. Lo mismo pasará con las patas de res que decidamos usar. Esto será la base para el delicioso caldo del mute. Los diferentes tipos de guarniciones deben ser preparados en ollas separadas y sólo deben ser mezclados al final. Cuando estén listos, se añade el maíz (mute) junto a la cebolla y a la zanahoria. Finalmente, los ingredientes deben ser combinados en una olla grande con suficiente agua a fuego alto durante 20 minutos. Este proceso debe repetirse con el resto de las hortalizas al menos un par de veces más.

Paso 3 – la degustación

Luego de mezclar todo, debemos hervir el mute santandereano unos 10 minutos y dejarlo reposar por 10 minutos más para conseguir la consistencia espesa deseada. Cuando los sabores estén concentrados y hayamos terminado el proceso, procedemos a servirlo en platos hondos y a disfrutar de esta delicia andina que no tiene comparación con nada. Como ves, es un proceso que demora un poco, pero el resultado final es espléndido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *