8 de diciembre, día de la Inmaculada Concepción de María

El 8 de diciembre de cada año en la mayoría de los países de Latinoamérica, especialmente en Colombia, se celebra el día de la Inmaculada Concepción, una fiesta de orden religioso en el que se hace honor al nombre de María y de los muchos milagros que en su nombre se han realizado en la tierra por su intersección ante el Altísimo.

Una festividad marcada dentro del calendario anual de este país, calendario 2018, calendario 2019, en el que una vez más los colombianos se toman el día para subir sus plegaras al cielo, haciendo honor a la santidad de la imagen de la Inmaculada Concepción, patrona de muchos de los pueblos que conforman el territorio colombiano y para quienes su estampa significa la protección de sus tierra y de las personas que le habitan.

Una fiesta en la que los devotos y fieles a La Virgen María dedican rituales en conmemoración a su nombre, a su paso por este mundo y a las miles y miles de enseñanzas que dejo a la humanidad por ser la madre de Dios y posteriormente madre de todos los hombres. Dicha creencia extendida entre miles y miles de creyentes católicos a quienes generación en generación se ha extendido la fe hacia su santidad, tomando su imagen como el reflejo de humildad, amor, protección y solidaridad infinita hacia todos nosotros.

Un día muy especial que hoy por hoy se ha convertido en una de las festividades más importantes para los colombianos, siendo un día en el que las labores cotidianas se alejan para dar un espacio que dedicar a la madre universal, Virgen María de la Inmaculada Concepción.

La religión Católica dedica el 8 de diciembre de cada año a la Virgen Inmaculada Concepción, declarando que es la madre de Dios, resaltando sobre ella la diferencia sobre todas las demás mujeres que han pasado por la historia de la humanidad, siendo marcada por el Creador como un ser único y santo, a quien por su bondad y la fe profesada al Dios todo poderoso, le escogió como madres suya en el momento en que se hizo hombre en figura de su hijo Jesús, siendo la guía de su camino por el paso sobre el mundo terrenal, escogida por ser una alma sin mancha, quien hasta el último día de su existencia sobre la tierra  no fue alcanzada por el pecado original, por lo que desde el primer instante de su concepción estuvo libre de todo pecado y culpa.

La Doctrina de la celebración del día de la Inmaculada Concepción o también conocida en otros países como Purísima Concepción, de origen apostólico, fue proclamada el 8 de diciembre de 1954  por el papa Pío IX.

Como se celebra el día de la Inmaculada Concepción en Colombia

Las celebraciones anuales dedicadas a la Santísima Virgen Inmaculada Concepción son llevadas a cabo en todos los rincones del país en los que se profesa la fe en la religión Católica y las directrices de la misma, siendo ese día uno muy especial, al cual aunque como día festivo se dedica el 8 de diciembre, por lo general son dedicados dos días especiales, siendo el 7 de diciembre día de velitas, uno de los más hermosos, en reflejo de la luz que como símbolo a su santidad ilumina los pueblos y ciudades en los que su fiesta se hace sentir,

El 7 de diciembre, sin duda alguna uno de los días más esperados por los creyentes cristianos, quienes con sus velas y luces adornan sus casa y calles para dar la bienvenida a la santísima Virgen y a su amado hijo que días más tarde nacerá en un pesebre el día de noche buena.

Una enorme tradición que integra a la mayor parte de los colombianos, día en el que además se aprovecha para en casa celebrar y festejar en armonía y unión familiar, en torno a las luces, utilizadas por muchos para realizar las plegarias a la Madre de Dios, para que con su intersección se obtengan beneficios espirituales.

De ahí que en Colombia es muy común el día 7 de diciembre “día de velitas” observar en las calles, balcones y aceras luces de velas encendidas  y banderas blancas expuestas en honor a la virgen de la Inmaculada Concepción.

Un día religioso acompañado de desfiles y cánticos de toda índole, donde las orquestas y bandas hacen presencia para exclamar en sus sonidos una voz de alabanza al cielo en honor a la Inmaculada Concepción de María, donde se hace infaltable los tradicionales desfiles de antorchas y farolitos por las calles más importantes de los poblados, en los que la Imagen de la Concepción de María es tomada como patrona de sus territorios.