Los puntos límites entre Colombia y Brasil se encuentran definidos bajo negociaciones que han dado pie a la firma de tratados internacionales, sobre los cuales se denota una línea divisoria de los que significa el territorio de cada uno de los países respectivamente. La longitud de la línea limítrofe continua que respecta a Colombia y Brasil, consta de una extensión aproximada a los 1.644,2 kilómetros, frontera que actualmente está completamente demarcada y amojonada para el disfrute, cuidado y aprovechamiento del territorio que respectivamente les corresponde como nación a cada país.

Frontera terrestre

 

La extensión total de la línea que divide a los dos países cuenta con 808,9 kilómetros de ríos y canales, 612,1 kilómetros por líneas más convencionales y 223,2 kilómetros por divisorias de aguas, siendo el instrumento legal que pauta los lineamientos respectivos a la frontera en medio de Notaciones el Tratado Vásquez Cobo-Martins de 1907 y el Tratado García Ortiz-Mangabeira firmado en 1928.

La delimitación de las fronteras que corresponde a estas dos naciones, represento un proceso de cierta complejidad, en tanto que aspectos relacionados con la época de la Colonia en manos de la corona Española y la de Portugal respectivamente abrió una situación no muy clara de cada uno de los territorios colonizados, siendo dicha circunstancia heredada tras el momento en el que la independencia salió a flote.

Sin embargo, pese a dichas dificultades, para el año 1907 se inician gestiones que resultan con una solución clara al problema, con el acuerdo de delimitación fronteriza del tramo norte que comprende la Frontera entre Venezuela, (río Negro frente a la “Piedra del Cocuy”) y la confluencia de los ríos Apaporis y Caquetá.

Para una delimitación total se hizo necesario nuevos acuerdos en los que se involucraría a Perú en tanto que este país y Brasil en el año de 1851  habían suscrito un Tratado de Comercio y Navegación Fluvial donde se reconocían ya unos límites entre estas dos naciones, pero que para atender a una delimitación real con Colombia debería de cambiarse a lo que respecta la línea geodésica Tabatinga-Apaporis, área sobre la cual Colombia reclamaba sus derechos como propiedad suya, siendo posteriormente una postulación aceptada como frontera entre la República de Colombia y la República Federativa del Brasil.

En cuanto a los ríos Amazonas Yapurá o Caquetá, Izá o Putumayo, así como sus afluentes y confluentes, el Tratado García Ortiz-Mangabeira, Tratado De Límites y Navegación Fluvial entre Colombia y el Brasil, reconoce el derecho de libre navegación, reciproco y a perpetuidad a las dos naciones como tal.