La leyenda del duende es quizá de las historias fantásticas de Colombia la más importante, siendo muy común escucharle en casi todos los rincones del territorio colombiano, donde los abuelos hacen alusión a historias y experiencias con el personaje pintoresco y pícaro que resulta ser el hombrecillo verde al que se conoce con el nombre de duende.

De su personalidad se dice se caracteriza por ser un bromista fastidioso, de una picardía innata, un enamorado sinigual, por lo que se escucha hablar de recochas y piropos dirigidos a mujeres de cabello largo y trenza con quienes busca tener amoríos.

Su físico, color verde, pies volteados, nariz larga de un semejante a la forma de un anciano de tamaño pequeño, con ropaje vieja y remendada, ruana de lana y zapatos muy largos. Emisor de chillidos que asustan especialmente a los campesinos, a quienes entre otras cosas suele jugarles bromas referentes al cambio de posición de sus herramientas de trabajo, y de la atadura de animales como los caballos, quienes suelen aparecer de forma inexplicable atados a un árbol, con quirnejas en su pelo enredado con motas y boñiga a la vez.

Habita especialmente en las zonas rurales, en el campo, cerca de ríos y quebradas, en cuevas y escondites oscuros, lugares que utiliza para llevar a  cabo sus fechorías contra personajes que a su paso se dejan ver.

Donde y como nace el duende

Cuenta la historia que el duende refirió a un ángel del cielo quien fue expulsado por Dios por la envidia que este sentía por El, siendo su castigo el de vagar eternamente en la tierra caminando y explorando el campo en soledad, lo que fue aprovechado para seguir haciendo de las suyas por donde sus pies tocaran piso.

Desde entonces se ha dedicado en sus camino a jugar bromas pesadas especialmente a jovencitas lindas con y sin novio, a campesinos que labran la tierra, a borrachos que perdidos por el alcohol no saben hacia donde se dirigen, siendo guiados hasta lo más profundo del bosque, siendo amarados y desvestidos, a hombres y mujeres infieles a quienes por su mala actitud les dirige hacia un camino inesperado donde caen  en sus juegos malévolos dejándolos en medio de la locura destruyéndolos psicológicamente.